12/7/17

Retrocesos?

Pasar el día con un bebé de 11 meses no siempre es fácil.

Quienes son padres comprenden lo que digo. Especialmente aquellos que se quedan en casa con sus hijos todo el día. No es tarea sencilla. A pesar de lo que muchos piensen, estar en casa es a veces más cansado que estar fuera de casa. Las tareas nunca se terminan y los niños parece que siempre estan aburridos y deseosos de estar en cualquier lugar, exceptuando casa.

Desde la semana pasada nuestro pequeño ha tenido una racha de 'malhumor' que se traduce en llanto constante por el más mínimo detalle. Lo bajé al piso paa jugar..llora, lo levanto en brazos...llora, le doy su comida favorita...llora, lo distriago con un juguete...llora, a veces creo que estoy a punto de perder la cabeza jaja. 

Afortunadamente sé que son crisis de crecimiento, físico y emocional. Nuestro pequeño campeón está por cumplir su primer año y, al parecer, sus nuevas habilidades para expresarse y moverse, en ocasiones le causan inseguridad y frustración. Se requiere mucha, mucha, mucha paciencia para superar estas etapas de crecimiento junto con ellos. Obviamente la meta es no  hacerlos sentir rechazados ni mucho menos, al contrario. Queremos que se sientan comprendidos (aunque no tengamos ni idea de por qué está llorando por decima vez en la última hora...) y amados. 

Nuevamente los quehaceres de la casa tienen que esperar a otro momento y las comidas a veces se hacen un poco más tarde. No creo que haya retrocesos en la vida, solamente nuevas oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Solo hay que aprender a convertir los momentos difíciles en ventanas de oportunidad.

¡Ánimo en lo que resta de la semana!